ARTE.GIF

El súmmum de la evolución artística y cultural del siglo XXI es un gatito que lanza rayos por los ojos. Tal vez se trate de una afirmación algo exagerada… pero las cosas como son, dicha estampa no deja a nadie indiferente.

Bienvenidos al maravilloso universo de los gifs: imágenes animadas a partir de unos pocos fotogramas que se repiten una y otra vez en un bucle hipnótico (altamente adictivo). Los hay grandes, diminutos, con y sin bigote, fluorescentes o en escala de grises, pero todos tienen algo en común: llevan tiempo arrasando en la red.

Su éxito es tan inquietante como comprensible. En los últimos años Internet se ha convertido en un gigantesco ecosistema que alberga múltiples y sorprendentes formas de vida artísticas. El Net.Art es el ejemplo de cómo las nuevas tecnologías conciben a su vez nuevas maneras de expresarse. Así, lo que empezó siendo un formato puramente práctico, que permitía descargar imágenes de gran tamaño sin perder calidad, ha adquirido recientemente una dimensión creativa infinitamente más amplia. Mensajes con trasfondo político, críticas sociales, escenas de contenido erótico o, sencillamente, el humor absurdo en su máximo esplendor; todo cabe en un pequeño archivo de apenas unos píxeles que no deja de parpadear en tu pantalla. Demasiada fuerza para algo que aparenta ser tan simple.

Cuando Dawkins acuñaba el término “meme” en su teoría de la difusión cultural quizá no tenía en mente la rareza de algunos formatos en los que su idea derivaría, pero no se equivocaba al apuntar que la información cultural es un organismo vivo. Tanto como los artistas que la procesan y que buscan nuevos soportes para transmitirla. En este sentido, la informática ha supuesto una revolución sin precedentes en el ámbito de las artes plásticas. Los artistas digitales han establecido un vínculo casi emocional con la máquina, buscando diferentes maneras de conectar con ella y lograr resultados muchas veces inesperados. Ahí está la magia.

¿Qué podemos esperar de todo esto? Por suerte la curiosidad es una cualidad humana que también se transmite de generación en generación. Hoy es un minino con superpoderes… mañana, Internet dirá.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: